El monstruo.

Te conozco muy bien,

sí, yo sé que tu quieres,

estas en mis sueños,

en mis pensamientos

a veces.

Quieres robar mi felicidad

y mi autoconfianza.

Quieres confundirme,

quieres que pierdo mi camino.

Alimentas mis dudas.

Pero no.

No permito esto.

Pues, sí,

a veces me confundes,

un segundo,

pero no,

nada más.

Eres el monstruo,

pero no te dejo libre.

Advertisements